En el frenético mundo en que vivimos, la velocidad parece ser el tiempo predominante por nuestros días. Parte de esto surge por la tecnología que permite la inmediatez: un pago rápido en una pasarela de comercio en lugar de largas colas en un banco; fotografías editadas al momento en lugar del proceso de revelación en un cuarto oscuro, solicitud de amistades en lugar del incómodo preámbulo para romper el hielo con un desconocido etc.

Las tecnologías son rápidas y así nosotros estamos empezando a ser condicionadas por las mismas. Walter Benjamin, bien afirmaba que el sensorio de su siglo era conformado por las máquinas, que terminaban configurando hasta la manera de caminar de los ciudadanos.

Así mismo es hora de preguntarnos al momento de regalar un dispositivo tecnológico ¿qué influencia tendrá el uso de dicho aparato en nuestros niños?

Ciertamente existen algunos estudios que relacionan que el uso temprano de los smartphones con el desarrollo de motricidad fina en menores tal como lo afirma el Profesor de psicología cognitiva Tim Smith-Birbeck de la Universidad de Londres.

Sin embargo, es bien sabido que muchos cuidadores y padres de familia delegan el entretenimiento a estos dispositivos altamente estimulantes y más preocupante aún durante tiempos prolongados.  

En este momento estás viendo El arte de observar